Lubina a la Sal

07
Abril
2016

La lubina a la sal es una receta muy sencilla de preparar, que apenas nos tomará tiempo de preparación, y con un resultado muy interesante, ya que la lubina queda cocinada manteniendo todo su sabor y sus propiedades nutritivas.

  1. Para hacer esta lubina a la sal sólo vamos a necesitar una buena lubina fresca y sal gruesa. La preparación es muy sencilla de hacer y después el horno hará el resto del trabajo, así que merece la pena aprender a hacerla porque es una forma muy interesante de preparar la lubina, un pescado muy sabroso y rico en propiedades. Es fundamental preparar correctamente la lubina antes de cocinarla así, ya que debe estar sin tripas, pero para sacarlas es importante no abrirla demasiado, para que no entre la sal en la misma, así que hay que saber hacerlo. Nuestra recomendación es pedir siempre al pescadero que nos prepare la lubina para hacerla a la sal, a menos que sepamos hacerlo correctamente. Hay que hacerlo con unos pequeños cortes en el lugar adecuado para poder sacar las tripas.
  2. Podemos limpiarla de escamas previamente, aunque es opcional, ya que la costra de sal que se formará tras hornearla hará que las mismas se peguen y se quiten fácilmente, pero si quieres asegurarte que no queda escamas, pídele al pescadero que te las quite o hazlo en casa. Emplea el número de lubinas que necesites según los comensales que tengas invitados, teniendo en cuenta el tamaño de las lubinas, ya que las hay de varios tamaños. Necesitaremos aproximadamente el doble de peso de sal gruesa que de lubinas, para poder hacer la receta, así que hay que calcular este dato para saber cuánta sal vamos a necesitar.
  3. Antes de nada vamos a poner el horno a precalentar a 200ºC, para que alcance esa temperatura mientras preparamos la lubina. La vamos a lavar bajo el grifo para quitar todos los restos que pudiera tener, y la dejamos escurrir bien. Cogemos una bandeja del horno y sobre ella colocamos una buena capa de sal gruesa, sobre la que colocaremos después la lubina. Os recomendamos emplear sal gruesa especial para hornear, que tiene unos granos grandes, adecuados para este tipo de recetas. Las hay incluso condimentadas con alguna especia o hierba aromática, para dar un toque de sabor al pescado, que resulta interesante si la encuentras.
  4. Tras colocar la lubina sobre la base de sal, vamos a cubrirla con la sal necesaria para que quede totalmente cubierta. Lo haremos aplastando la sal con las manos, para que se prense bien, pero con cuidado de no aplastar el pescado. Es importante dejarla bien compactada para que no se abra durante el horneado. Metemos la bandeja en el horno y dejamos que se hornee unos 40 minutos más o menos, tiempo que puede variar según el tamaño de la lubina.
  5. Tras ese tiempo la sal se habrá endurecido y oscurecido y el pescado debe estar bien hecho, así que sacamos la bandeja del horno y sin dejar que se enfríe vamos a romper la costra de sal, con cuidado, porque estará muy dura, y la iremos quitando con paciencia. La piel del pescado se puede haber adherido a la sal, por lo que puede despegarse del pescado al quitar la sal, no os preocupéis. Sobre todo hay que tener cuidado que no caiga la sal sobre el pescado ya limpio, ya que le daría un sabor muy salado. Una vez tengamos limpia la lubina a la sal, la servimos antes que se enfríe.

0 Comentarios

Deja un comentario

Nota: Los comentarios de esta web reflejan las opiniones de sus propios autores, y no necesariamente reflejan la opinión de Recetakis como portal de cocina. Para ayudar al mantener un ambiente cordial y amigable dentro de nuestra comunidad, abstenganse de escribir insultos, expresiones vulgares, etc.

En esta web los comentarios son moderados antes de ser publicados

Comentario enviado. Se publicará una vez moderado