Risotto de Gambas

05
Abril
2016

Otra de las mejores recetas para preparar risotto es la que os detallamos a continuación. Sin duda este risotto de gambas es muy sabroso gracias a la mezcla de ingredientes que se emplean.

  1. Primero vamos a pelar las gambas, quitándoles la cabeza, las cáscaras y las tripas, que suelen estar oscuras, para dejarlas bien limpias. Después vamos a pelar y picar la cebolla lo más fino que podamos. En un cazo echamos el caldo de pescado y lo ponemos a calentar a fuego suave, para que se caliente poco a poco y cuando lo vayamos a necesitar esté a una buena temperatura.
  2. Cogemos una sartén de buen tamaño y le echamos un buen chorreón de aceite de oliva virgen, y ponemos a calentar a fuego medio. Una vez esté caliente, echamos la cebolla picada y la vamos a dejar bien dorada y pochada. Entonces vamos a añadir las gambas peladas y limpias y las vamos a saltear un par de minutos a fuego suave, para que se frían levemente por todos lados, sin llegar a hacerse del todo.
  3. Echaremos entonces el arroz y lo dejamos removiendo un par de minutos, para que se cocine un poco. Es mejor usar un arroz de grano corto o un arroz especial para risotto, para que absorba bien los sabores y quede con la textura adecuada que debe tener el risotto, pero nunca hay que usar arroz de grano largo, porque el resultado final sería mucho peor. Agregamos entonces el vino blanco y dejaremos a fuego algo más intenso hasta que se consuma del todo y haya evaporado el alcohol.
  4. El arroz va a absorber todos los sabores de los ingredientes a medida que va cocinándose. Cuando el vino se haya consumido de todo, comenzamos a echar el caldo que teníamos caliente en el cazo, pero lo hacemos siempre poco a poco, por ejemplo un par de cazos cada vez y dejamos consumir. Después añadimos otros dos cazos más de caldo y así hasta que el arroz quede bien hecho, en su punto. Lo normal es que con un litro tengas suficiente, pero si lo acabas y el arroz aún está algo duro, podemos usar un poco de agua caliente hasta conseguir la textura ideal del arroz.
  5. Corregimos el punto de sal, añadimos la mantequilla y el queso parmesano rallado y removemos para que se mezclen con el arroz, que verás que se vuelve muy cremoso. Y apartamos sin dejar pasar mucho tiempo, para comer este rico risotto con toda su cremosidad y en caliente, que verás que está delicioso.

0 Comentarios

Deja un comentario

Nota: Los comentarios de esta web reflejan las opiniones de sus propios autores, y no necesariamente reflejan la opinión de Recetakis como portal de cocina. Para ayudar al mantener un ambiente cordial y amigable dentro de nuestra comunidad, abstenganse de escribir insultos, expresiones vulgares, etc.

En esta web los comentarios son moderados antes de ser publicados

Comentario enviado. Se publicará una vez moderado