Risotto de Champiñones

06
Abril
2016

Este risotto de champiñones es uno de los mejores risottos que puedes preparar. Por su sabor es una de nuestras formas favoritas de preparar el arroz, ya sin requerir demasiados ingredientes se consigue un plato realmente sabroso.

  1. Para preparar este rico risotto de champiñones comenzamos lavando bien los champiñones, que suelen traer tierra si los compramos frescos, que son los más sabrosos. Una vez limpios los vamos a laminar si no los hemos comprado ya laminados. Se pueden emplear champiñones de lata, pero ni el sabor ni la textura una vez hecho el risotto es el mismo, así que mejor intenta comprarlos frescos. Con los champiñones ya listos, pasamos a pelar y picar los ajos y la cebolla lo más fino que podamos, o bien podemos rallar la cebolla, así nos quedará bien finita.
  2. Al acabar cogemos una sartén y le echamos aceite de oliva virgen, ponemos a fuego medio y cuando esté caliente echamos los ajos y la cebolla que habíamos preparado antes, y dejamos que se doren bien pero sin llegar a quemarse. Al mismo tiempo que hacemos este paso anterior, ponemos a calentar el caldo de pollo en un cacito, para que cuando lo necesitemos esté caliente. Se puede emplear un caldo casero que hayamos preparado con anterioridad, o usar uno comprado en el supermercado, que si es de buena marca nos dará buen resultado.
  3. Cuando la cebolla y el ajo estén ya doraditos, agregamos entonces a la sartén los champiñones laminados, y los dejamos cocinarse poco a poco, con un poco de sal y pimienta. Tras unos salteando los champiñones, vamos a echar el arroz en la sartén y dejamos unos 3 o 4 minutos que se cocine, sin dejar de remover para que no se pegue. Tras esos minutos vamos a agregar el vino blanco, lo mezclamos bien con el arroz y dejamos que se consuma a fuego más bien intenso, lo que tardará pocos minutos. Cuando se haya consumido del todo, vamos a echar caldo de pollo poco a poco, nunca todo de golpe.
  4. El caldo de be estar caliente, para que al agregarlo no se pare la cocción del arroz. Echamos un par de cazos o así cada vez, y esperamos a que el arroz lo absorba casi por completo a la vez antes de volver a echar de nuevo la misma cantidad. Repetiremos el proceso hasta que se consuma todo el caldo y el arroz ya nos haya quedado en su punto. Y una vez el arroz ya esté listo, agregamos el queso rallado por encima, removemos para mezclar bien y servimos sin esperar, para que comamos el risotto con toda su cremosidad y a la temperatura adecuada.

0 Comentarios

Deja un comentario

Nota: Los comentarios de esta web reflejan las opiniones de sus propios autores, y no necesariamente reflejan la opinión de Recetakis como portal de cocina. Para ayudar al mantener un ambiente cordial y amigable dentro de nuestra comunidad, abstenganse de escribir insultos, expresiones vulgares, etc.

En esta web los comentarios son moderados antes de ser publicados

Comentario enviado. Se publicará una vez moderado