Técnicas de Cocción: Hornear

Técnicas de Cocción: Hornear

“Hervir” es una de las técnicas más básicas de la cocina, y se trata de un método por el cual se cocina un alimento en un líquido que hacemos hervir. Lo más usual es emplear ésta técnica con el agua, pero también se puede hacer en cualquier tipo de caldo, en leche, en vino o cualquier mezcla de los mismos, siempre que no se empleen grasan grasas líquidas, como el aceite por ejemplo. Una vez que el líquido comienza a hervir se introduce el alimento y se deja el tiempo necesario para que se cocine y se ablande.

Se pueden hervir todo tipo de alimentos, desde carnes hasta pescados, pasando por huevos, legumbres y verduras, y es una forma muy saludable de consumirlos, ya que de esta forma no se utiliza ningún tipo de grasa para cocinarlos, además de ser una forma de cocinar con la que se consigue acabar con las bacterias y gérmenes que pudieran tener los alimentos que hervimos. Es una técnica especialmente empleada en ingredientes de gran dureza, como suelen ser las legumbres o todo tipo de pasta.

Al cocinar de esta forma, parte de los nutrientes de estos alimentos hervidos pasan al líquido en el que los cocinemos, en el caso de cocinar carnes, pescados y verduras sobre todo, por lo que se suele aprovechar el caldo resultante como parte de la receta. Si lo que interesa es que haya la menor pérdida posible, entonces se introducen los ingredientes en el agua o caldo ya hirviendo, así se libera menos cantidad de nutrientes en el mismo, gracias al cambio brusco de temperatura. Esto depende del tipo de ingrediente que queramos hervir.

A la hora de cocinar de esta forma es muy importante respetar los tiempos necesarios para cada alimento que vayamos a hervir, ya que si nos quedamos cortos en el mismo nos va a quedar duro con total seguridad, mientras que si nos pasamos va a quedar demasiado hecho y posiblemente se deshaga, además que sufrir una excesiva pérdida de sus vitaminas y minerales. Un claro ejemplo de esto es el arroz, si no lo hervimos lo suficiente va a quedar el grano muy duro, y si nos pasamos de tiempo el grano quedará demasiado blando.